fbpx

¡Ya es primavera! Y nos encanta. Sin embargo, esta estación no es tan deseada para todos como nos gustaría y uno de los responsables de que esto sea así se llama: ALERGIA AL POLEN. Por ese motivo, hoy queremos hablaros sobre este tema:

“¿Qué es el polen?
Los pólenes son minúsculas partículas que producen las plantas macho y que sueltan al aire con el fin de polinizar, fecundar, a las plantas hembras para que puedan producir sus frutos y se cierre así el ciclo de la vida. Las plantas que más alergia producen en España pertenecen a la familia de las gramíneas debido al alto impacto de sus pólenes, por su amplia distribución geográfica y porque estas especies tienen diferentes periodos de floración a lo largo del año. Y aunque en el campo es donde se pueden dar los índices más alto de pólenes dispersos en el aire, hay que tener en cuenta que la combinación de polen y contaminación dispara sus niveles, con lo que la sintomatología en las áreas urbanas puede llegar a ser tan o más molesta que en el campo.

Y la alergia ¿qué es?

Es la respuesta exagerada a un estímulo normal. O sea, que el sistema inmunológico de las personas alérgicas va a responder ante el polen como si se tratasen de partículas nocivas de las que hay que defenderse provocando toda la sintomatología característica del cuadro.

¿Por qué ocurre esto?

Pues no lo sabemos muy bien. Lo que sí que sabemos es que la incidencia en la población se ha disparado en las últimas décadas junto con los niveles de polución ambiental y la presencia cada vez más masiva de la “química” en nuestra vida; alimentación, ropa, cosmética, productos de limpieza y todo lo que se os ocurra. Hay mucho que estudiar y que entender sobre las alergias todavía pero lo que parece bastante claro es que el control de todas estas sustancias sería de gran ayuda para bajar la hipersensibilidad de nuestro sistema inmunológico. Y si no sirve para mejorar las alergias servirá para bajar la incidencia, por ejemplo, de tantos cánceres relacionados con la contaminación y los productos químicos.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas más conocidos por frecuentes son los que tienen que ver con los ojos y la nariz, lagrimeo, escozor y picor ocular, hinchazón de los párpados, congestión, goteo nasal y los famosos estornudos. Pero estos síntomas no son los únicos, el paciente alérgico puede sufrir
también:

 Cansancio
 Irritabilidad
 Dolores de cabeza
 Insomnio
 Alteraciones emocionales tipo ansiedad y depresión
 Asma

La medida básica de prevención es evitar exponerse a los pólenes, algo harto difícil de forma absoluta pero que podemos minimizar con comportamientos como:
 Evitar salidas al campo y parques en días de alta densidad de polen en el ambiente
 Cerrar ventanas durante el día y mantener un ambiente húmedo en casa
 Conducir con las ventanillas bajadas
 Evitar el ejercicio al aire libre
 No tender la ropa al aire libre
 Usar filtros y purificadores de aire