fbpx

¿Quién no tiene alguna verruga, fibroma o queratosis en su cuerpo?

Cotidianamente preferimos referirnos a ellas como pecas que resaltan de la piel o lunares, pero lo cierto es que son otra cosa. Y que además de la cuestión estética (no es agradable tener una verruga en la cara para alguien que vive de su imagen), las verrugas también pueden causar picor y dolor. Y son molestas cuando están asentadas en un
lugar donde se tiende a rozar (en los dedos de las manos y los pies), o se llegan a enganchar con la ropa o algunos accesorios, como collares etc.

“Cuando hablamos de verrugas, “técnicamente” nos referimos a los crecimientos en la piel que tienen un origen vírico (el virus del papiloma, del
que hay más de 150 especies distintas). Pero popularmente, nos referimos también a los fibromas y a las queratosis, que se parecen a las verrugas en que sobresalen de la piel, pero también en que todas ellas las puede tratar el dermatólogo con crioterapia (frío).
Debe tenerse en cuenta que muchas de ellas en sujetos sanos desparecen espontáneamente en un período de uno a dos años. Hay muchas formas de tratar las verrugas, aunque ninguna resulta eficaz en todos los casos. Un método muy extendido y práctico para las verrugas de casi cualquier ubicación es la crioterapia con nitrógeno líquido. También es frecuente usar queratolíticos (que ablandan y adelgazan la piel) como el ácido salicílico, el ácido nítrico y otros (cantaridina, imiquimod, 5-fluorouracilo, ácido tricloroacético, etc.). Existen otras técnicas como el láser, en cambio la cirugía no es de elección porque es muy dolorosa y puede haber problemas de cicatrización

Los tratamientos homeopáticos permiten la prescripción personalizada, y aún mejor cuando es constitucional (teniendo en cuenta al paciente globalmente) ya que entonces también ayudará a evitar la reaparición del problema. Incluso cuando se aplica un tratamiento sintomático, hay una personalización del tratamiento según la forma, síntomas y localización de las verrugas.

Algunos ejemplos:
 En el dorso de la mano, Ruta graveolens;
 En la planta del pie, con callosidades, Antimonium crudum;
 De color amarillento y con fisuras que sangran, Nitricum acidum;
 En la cara (párpados) y las manos (bajo las uñas), Causticum;
 Planas, blandas, en el dorso de las manos y en la espalda, Dulcamara.

Por esa especificidad de los tratamientos es por lo que se recomienda consultar con profesionales adecuadamente formados tanto en medicina (o Farmacia) como en homeopatía, sobre todo si las verrugas se resisten.

Ya sea como primera opción o tras el fracaso de otras posibilidades terapéuticas, el uso de la homeopatía en las verrugas, fibromas y queratosis puede ser muy efectivo y sin las molestias de otros tratamientos.