fbpx

La circulación venosa es la porción del aparato circulatorio que recoge la sangre desde los capilares, y la devuelve al corazón para que continúe su recorrido en nuevos ciclos circulatorios. Por eso es de vital importancia que esta circulación vaya correctamente.

Muchas de las causas de esta patología están relacionadas con el estilo de vida, por lo que podemos ayudar a aliviar los síntomas y aliviar el dolor con unas sencillas rutinas diarias que mejorarán nuestra calidad de vida.

• Evita permanecer de pie, quieto o sentado largos periodos de tiempo.
• ¿Sobrepeso? Vuelve a tu peso ideal.
• Evita el sedentarismo, el deporte es fundamental. Caminar, nadar, la bici e incluso bailar activan la circulación sanguínea.
• Usa medias de compresión.
• Evita el estreñimiento.
• El calzado y la ropa, mejor amplios.
• Evita fuentes de calor directo.
• Piernas arriba. Reposo con elevación de extremidades inferiores.

Consejo: Haz movimientos circulares con los pies mientras estés con las piernas en alto para favorecer retorno venoso desde el tobillo.

• Tras la jornada, activa el riego con una ducha y un masaje. Mejor agua fresquita.

• Hidrátate por dentro y por fuera.

• Control en toma de anticonceptivos orales y terapia hormonal sustitutiva.

• Consulta con un profesional sanitario. Geles para piernas cansadas y complementos alimenticios, pueden ser tus grandes aliados.