fbpx

¿Estás en plena batalla contra las manchas en tu piel, el acné, u otras molestas imperfecciones?

Muchos de estos signos están relacionados con la edad, la genética o el envejecimiento, pero aunque esto es bien cierto, el cómo tratamos nuestro cuerpo, los hábitos y el estilo de vida que llevamos también influye bastante en su aparición. El estrés, la mala alimentación o la contaminación, entre otros factores, provocan el 75% de las imperfecciones en nuestra piel.

Acné y estrés.

Si tienes acné puede ser que estés estresada o estresado. Cuando estamos estresadas algunos niveles hormonales, como el cortisol, se elevan. Esto significa que nuestro cuerpo se tensa y la sangre se espesa, impidiendo que ciertas funciones como la reparación de nuestra piel, su limpieza o la absorción de nutrientes se realicen de forma correcta. En consecuencia, aseguran algunos dermatólogos, pueden aparecer brotes de acné.

Come más despacio si tienes la piel apagada.

A veces nuestro cuerpo no asimila bien todos los nutrientes que ingerimos porque hemos comido demasiado rápido. Si te tomas tu tiempo para masticar los alimentos y le prestas la debida atención, además de sentirte saciada antes y no comer de más, estarás haciendo un favor a tu estómago y a tu piel.

La digestión empieza en la boca, con una correcta masticación y salivación de los alimentos. Los nutrientes se van absorbiendo a medida que se descompone la comida y la mayoría de ellos lo hacen en el intestino delgado, desde donde pasan al flujo sanguíneo. Pero sin una correcta masticación en la boca, el estómago no los asimila tan bien como debería. Si comes rápido, no digieres bien, y tu piel en consecuencia se verá apagada por la falta de nutrientes.

Si tienes eccemas, necesitas más grasa (buena) en tu dieta

Una alimentación saludable es básica para tener una piel bonita. Pero además de consumir al menos cinco raciones de fruta y verdura al día, es importante añadir a los platos verdes, alimentos ricos en ácidos grasos esenciales como el Omega 3, presente sobre todo en el pescado azul. Según aseguran muchos dermatólogos británicos, este tipo de alimentos protegen contra la inflamación de la piel, evitando que aparezcan eccemas. Además, según asegura un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Iowa, incluir aceites en la dieta logra que las vitaminas A, E, K y los carotenoides que contienen buena parte de los vegetales, se asimilen mejor. ¿El motivo? Son liposolubles, o lo que es lo mismo, se disuelven en grasa antes de ser absorbidos por el organismo.

El deporte te ayudará a recuperar la frescura de tu piel

Si pasas demasiado tiempo frente al ordenador y no haces apenas ejercicio, verás cómo poco a poco tu piel se vuelve más mortecina y triste. Para que la piel se vea bonita hay que prestar atención “a tres pilares básicos: la hidratación, ingerir alimentos saludables y tener una eliminación correcta de las toxinas”. Y, para este último, el deporte es fundamental. Realizar ejercicio físico ayuda a mejorar la circulación sanguínea, logrando una mayor oxigenación de la piel (ayudará a recuperar el tono) y favoreciendo que algunas toxinas, que pueden ser las causantes de un aspecto poco saludable, se eliminen.

Todos estos consejos son muy importantes y pueden ayudar a la salud de tu piel pero la mayoría de las veces no son suficientes. Por ello te recomendamos incorporar a estos hábitos saludables el Gel facial tratamiento instantáneo de Your Good Skin, cuando aparezca una imperfección. En 2 horas reducirás el tamaño de las imperfecciones, y se verá más luminosa y calmada. No obstruye los poros, y está libre de parabenos, además es ideal para cualquier tipo de piel incluida las más sensibles.

Combina hábitos saludables y un tratamiento de calidad contra las imperfecciones y presume de una piel perfecta con YourGoodSkin.